Masters. La diversión terminó. Ahora viene la presión.

9 abril, 2011 Sin Comentarios

El tiempo de la diversión terminó. Ahora el tema es la experiencia. Tienen los jóvenes que están liderando el Masters 2011 la experiencia suficiente para seguir al tope del leaderboard en este fin de semana en el Augusta National?
Pero cuando se le hace la pregunta a Rory McIlroy, de 21 años y a Jason Day de 23 años de edad, quien dará el primer golpe en el "twosome" final del día en la tercera ronda del sábado, lo que realmente se plantea es lo siguiente: ¿Pueden estos dos jóvenes manejar la presión, en un “Major”, sobre todo ahora que una persona especial que le gusta vestir de rojo el domingo aparece tan peligrosamente cerca?
A eso de las 6 pm hora del viernes, la historia del día fue como McIlroy, Day y Rickie Fowler de 22 años de edad, habían convertido el Augusta National en su propio pequeño parque de diversiones, se combinaron para conseguir 23 golpes bajo el par de la cancha en sus dos días de threesome y dejando a los comentaristas preguntandose si esta podría ser la semana que el golf se pasa a la siguiente generación.
Menos de 90 minutos más tarde, la historia tomó un tono más familiar y serio. Tiger Woods hizo su movimiento, produciendo nueve birdies para lograr una vuelta de 66 golpes y pasar a un empate por el tercer puesto. El cuatro veces campeón del Masters de repente se convirtió en el padre responsable que busca echar a perder la fiesta de los jóvenes.
No es que a Tiger le importe quien está por encima de él en la clasificación. Preguntado sobre los dos jóvenes de 20 y tantos años delante de él, Woods sólo se encogió de hombros. "Sólo estoy tratando de ponerme en la mezcla del domingo", dijo. "Es irrelevante quién está ahí."
A pesar de su edad, McIlroy ha estado a la vez seguro y cómodo en lograr en las dos primeras rondas en -10, y hacer un solo bogey en el proceso. A los 21 años, es el segundo jugador más joven para mantener el liderazgo de 36 hoyos en el Masters - Tiger era varios meses más joven cuando aplastó el campo en 1997.
Si Tiger le da miedo, el irlandés del Norte no lo demuestra. Incluso sonó desafiante cuando se le dijo que Woods estaba subiendo en la clasificación. "Será fantástico para el torneo si está ahí arriba", dijo McIlroy. "Pero yo voy dos golpes por delante y estoy en una posición mejor."
Más tarde, cuando se le preguntó si se sentía listo para ganar una de los “Majors” a los 21 años, McIlroy dijo que había mirado a cada nombre en la cancha esta semana "y en algún momento u otro, yo los he vencido antes. Así que no hay razón por la que se pueda “ganarles otra vez ".
Day, por su parte, está jugando en su primer Masters y apenas su tercer “Major”, pero fue lo suficientemente astuto para mantener los ojos abiertos sobre cómo McIlroy jugó la cancha en su primera ronda de 65. El australiano aplicó luego los nuevos conocimientos a su propio juego el viernes.
¿El resultado? 8 menos por un total de 64 golpes, la mas baja de esta semana, igualando a la ronda más baja jamás por un jugador que aparece en su primer Masters. Va a comenzar el sábado a dos golpes de McIlroy.
"He jugado dos rondas buenas para llegar hasta a esta posición", dijo Day, quien se abrió paso en el PGA Tour el año pasado con una victoria en el HP Byron Nelson Championship. "Obviamente no voy a dar marcha atrás porque tengo falta de experiencia."
McIlroy, Day y Fowler son los más chicos dentro del top 10, pero otros 20 y tantos años, Álvaro Quirós, también está en ese grupo.
Contando esta semana, los cuatro se han combinado para hacer ocho salidas en el Masters, que comparado a Woods, quien está jugando en su 17º Masters.
Por supuesto, Woods ganó su primer Masters en apenas su tercera visita a el Augusta National. Para los jugadores verdaderamente grandes, llega un momento temprano en sus carreras cuando tienen que responder a la campana, cuando su talento sube a la cima, mientras que su falta de experiencia se convierte en irrelevante.
Para McIlroy, que parece destinado a la grandeza, será esta vez?
"Siempre hay un momento donde la gente crecer y tener un cambio de actitud", dijo Quirós, que está a sólo cuatro golpes atrás. "Creo que en el caso de Rory, que fácilmente podría ser esta semana".
McIlroy y Day y Fowler, los tres amigos jóvenes, no dejaban de hablar de lo divertido que lo pasaron durante los dos primeros días, cómo fue la celebración de uno para para apoyar al otro, para ver como la multitud los seguía detrás de ellos. McIlroy también mencionó su nueva forma de descanso - lanzar una pelota de football a sus amigos fuera de la casa en la que se queda en esta semana. Fowler, por supuesto, sigue recibiendo preguntas sobre su llamativo guardarropas.
Y mientras se dirigían al primer tee del viernes, Day bromeaba con sus dos compañeros de juego que iba a tener que empezar a pagar a la multitud para que lo vitorearan a él, ya que McIlroy y Fowler son mucho más reconocidos.
Finalmente, Day descubrió que no tenía que pagar a nadie, él sólo tuvo que disparar 64.
"El ambiente fue genial", dijo Day, "Los tres jugamos maravilloso."
Pero el tiempo de diversión ha terminado. Hemos llegado al fin de semana en el Augusta National. Es un asunto serio ahora. Tiger y los otros veteranos rivales tienen a los jóvenes en su punto de mira. ¿Van a manejarlo?
"Si dejas que tu mente divague en absoluto", dijo McIlroy, "te puede costar un par de tiros".
Añadido Day: “Necesitas la experiencia el sábado y el domingo, son las dos grandes rondas que obviamente necesitas para jugar bien".
Experiencia - una palabra clave para la capacidad de manejar la presión. Los chicos tendrán que crecer rápidamente en los próximos dos días.

Deja tu comentario