En dramático final el Masters fue para Bubba Watson.

10 abril, 2012 1 Comentario

Bubba Watson no podía dejar de llorar mientras recibía sobre el green del hoyo 10 del Augusta National las felicitaciones de amigos y familiares. No era para menos. Se había convertido en el nuevo campeón del Masters. tras derrotar en el segundo hoyo del desempate a Louis Oosthuizen. El sudafricano dominó el torneo durante toda la última jornada tras lograr un albatros en el par 5 del hoyo 2 que quedará grabado en la historia del torneo. Watson compartía la línea de juego con Oosthuizen, pero siguió luchando con un birdie y a partir de allí, a pesar de lo que ocurría con los otros candidatos, se transformó en una competencia personal entre los dos mas jugadores mas destacados de la jornada.

El nuevo campeón atrapó al líder, el sudafricano Louis Oosthuizen, durante los nueve de vuelta el domingo y luego ganó el ‘playoff’ a pura valentía, con un increíble tiro desde los árboles en el segundo hoyo de definición. “Pegó un tiro increíble”, reconoció Oosthuizen, ganador del Abierto Británico en 2010. “Yo jugué bien. No siento haber jugado mal. Lo de él fue grandioso. Lo merece”, reconoció el sudafricano, autor de un espectacular albatros en el par 5 del hoyo 2, la cuarta jugada de este tipo en las más de siete décadas de historia del Augusta National.

Con esa jugada, Oosthuizen se apoderó del liderazgo y allí se mantuvo durante gran parte del día. Pero Watson lo igualó con cuatro ‘birdies’ consecutivos entre los hoyos 13 y 16 para forzar el desempate. En el primer hoyo de ‘playoff’ ambos hicieron par, luego de necesitar dos ‘putts’ en el 18 y debieron pasar al hoyo 10. Allí, los dos fallaron su tiro de salida a la derecha, con Watson desviando su ‘drive’ hacia los árboles y Oosthuizen quedando a 253 yardas de la bandera, en el segundo corte del ‘rough’.

El sudafricano jugó primero y le pegó bajo, dejando la pelota corta del ‘green’. Watson entonces pegó un magnífico tiro desde los arbustos, a 155 yardas, dejando su bola a 10 pies del hoyo. “Ya había estado ahí, en los hoyos en regulación”, dijo Watson. “Estaba acostumbrado a hacerlo. Sabía lo que enfrentaba. Tenía un buen ‘lie’ y un hueco por el que tenía que engancharla unas 40 yardas. Soy bastante bueno con los ganchos”, anotó Watson en la simbólica entrega del Saco Verde minutos después de embocar el corto ‘putt’ para ganar.
Oosthuizen dejó su tiro de aproximación lejos de la bandera pero casi salva el par con su ‘putter’ -clave durante todo el día. Sin embargo, la pelota besó el hoyo y salió por la derecha, obligándolo a firmar el ‘bogey’. Con dos tiros para ganar, Watson se pasó apenas del hoyo en su primer intento y sin poder contener las lágrimas, embocó el último ‘putt’ de compromiso para consagrarse como nuevo campeón del Masters y obtener el primer “Major” de su carrera.

Fue el final de una ronda emocionante, como suele ser este domingo de abril cuando se corona el nuevo campeón del Masters y que concluyó con el abrazo y las lágrimas de Watson primero al abrazarse con su ‘caddie’ y luego con su madre alrededor del ‘green’ del hoyo 10. Su triunfo fue justo tras ese gran tiro que pegó desde la derecha, aunque su rival también había hecho lo suyo durante la ronda regular al marcar una jugada similar a la que hizo el legendario Sam Snead en la década de los años 30, aunque no fuera en el mismo hoyo. De hecho, Oosthuizen se convirtió en el primer jugador en embocar de dos en el par 5 del hoyo 2.

En el balance, tanto Watson como Oosthuizen acabaron los 72 hoyos con un total de 278 golpes (-10). Tras ganar, el nuevo campeón dedicó su triunfo a su hijo Caleb, de apenas un mes de nacido y que adoptó el jugador hace tres semanas. Con su vara rosa en el ‘drive’ y una actitud ganadora, Watson fue el último hombre en pie en el exigente Augusta National. Tras fallar un ‘putt’ de 10 pies en el hoyo final, el que le hubiera podido dar el triunfo en el primer hoyo extra, el estadounidense pegó primero la salida en el segundo hoyo extra y de inmediato hizo la seña con su brazo derecho. Luego, la sucesión de hechos lo pusieron al frente y configuraron un final notable.

Pero no todo fueron grandes jugadas en este primaveral domingo en Georgia. Horas antes, en una decisión que le costó la opción de alzarse con su cuarto Masters, el estadounidense Phil Mickelson cometió un horrible triple ‘bogey’ al volarse el ‘green’ a la izquierda y quedar enredado dentro de la maleza. En lugar de declarar su bola injugable y volver a pegar la salida, insistió en sacarla de las plantas, lo que lo llevó a hacerle 6 a ese hoyo y a ceder un terreno que infortunadamente no pudo recuperar.
Esa jugada lo dejó empatado en la tercera posición con -8, al lado del inglés Lee Westwood, el estadounidense Matt Kuchar y el sueco Peter Hanson, este último puntero al comenzar la ronda. Watson quedó en ese momento a cuatro golpes y luego que Oosthuizen quedara en -3 apenas en dos hoyos, la lucha se abrió totalmente y permitió que varios aspirantes lograran emocionarse. Pero las cosas empezaron a definirse un par de horas después cuando Watson hizo cuatro birdies consecutivos en el 13, 14, 15 y 16 para empatar al puntero en -10.
La otra cara de la moneda la vivieron jugadores que llegaron precedidos de un amplio favoritismo pero que al final terminaron diluyéndose y privándose de la celebración de uno de los trofeos más codiciados del golf mundial. Uno de ellos fue Tiger Woods, que llegó vestido de un aura de favoritismo tras su victoria en Bay Hill un par de semanas atrás, tuvo uno de sus finales más discretos en esta competencia al quedar con 293 golpes (+5), lo que lo obligó a abandonar el Augusta National mucho tiempo antes que el grupo final saliera a jugar. Con un 75 el viernes Tiger anotó su ‘score’ más elevado en el Masters como profesional. “La verdad es que no le pegué nada bien a la bola esta semana”, lamentó Tiger. “Es frustrante no saber  qué es lo que está fallando, se lo que tengo que hacer pero simplemente no lo hago”, afirmó Woods, que por primera vez desde 2007 no pudo entregar ni un solo registros por debajo de los 70 golpes.
Su semana fue gris, con salidas de tono como las que tuvo durante el segundo día de juego al tirar los palos e inclusive patear un hierro 9 tras un errático segundo tiro en el 16. “He hecho muchos cambios en mi juego y siento que ya los he podido involucrar en mi rutina. Sólo tengo que afinar algunos detalles, pero en un campo como este los errores son mucho más notorios”, siguió lamentándose.
En una vereda similar estuvo el norirlandés Rory McIlory, recordado ya que un año atrás llegó a los últimos nueve hoyos en el liderazgo y cometió un par de errores que terminaron con sus aspiraciones. Ahora, ni siquiera hubo colapso ya que el actual ganador del U.S. Open ni siquiera estuvo en posición de buscar algo. En la tercera ronda entregó un registro de 77 golpes y sólo pudo mejorarlo en un impacto este domingo. “Tuve un mal comienzo y la verdad no pude recuperarme. No tuve lo mejor de mi juego y eso este campo te lo cobra”, comentó McIlory, que acabó en el puesto 40, al lado de Woods.
Por su parte, el argentino Angel Cabrera terminó con un total de 291 compartiendo la posición 32. El cordobés que había iniciado el torneo con una vuelta auspiciosa de 71 (-1) a 4 golpes del puntero, tuvo una segunda vuelta de 78 golpes y consiguió clasificar en las últimas posiciones. A partir de allí dos vueltas de 71 (-1) dieron lugar a que recuperara posiciones en el leaderboard final.

Bubba Watson consigue su primera victoria en un major. Ya había estado muy cerca de conseguirlo en el PGA Championship de 2010, pero entonces cayó en el desempate contra Martin Kaymer. Esta vez no dejó pasar la oportunidad.

The Master Tournament
Augusta Nacional, Georgia, U.S.A.
Clasificación final:
.1. Bubba Watson (USA)     278 (69+71+70+68) (-10)
.2. Louis Oosthuizen (RSA)     278 (68+72+69+69)
.3. Lee Westwood (ING)     280 (67+73+72+68)
.+. Matt Kuchar (USA)     280 (71+70+70+69)
.+. Peter Hanson (SUE)     280 (68+74+65+73)
.+. Phil Mickelson (USA)     280 (74+68+66+72)
.7. Ian Poulter (ING)         283 (72+72+70+69)
.8. Adam Scott (AUS)     284 (75+70+73+66)
.+. Justin Rose (ING)         284 (72+72+72+68)
.+. Padraig Harrington (IRL) 284 (71+73+68+72)

32. Angel Cabrera (ARG)     291 (71+78+71+71)

Un comentario

  1. adolfo dice:

    Un gran triunfo de un hombre distinto, zurdo,que juega con un drive rosado y se mueve de una manera diferente al resto, seguramente éste es el primero de una larga cadena de triunfos que Bubba sabrá hilvanar, se lo merece, se nota que es una buena persona y que su pequeño hijo adoptado le ha traído el equilibrio que parecía faltarle para ganar un «major»

Deja tu comentario