Combata el “slice” con una buena alineación.

12 septiembre, 2013 9 Comentarios

La alineación del cuerpo es uno de los dos elementos clave en la preparación que con más frecuencia cambian los golfistas aficionados (la otra es la posición de la bola). Debido a que los aficionados asocian a menudo la alineación de la parte superior del cuerpo con la dirección de inicio del vuelo de la pelota cuando sale de la cara del palo, tienden a alterar incorrectamente su alineación por una variedad de razones, la más común de las cuales es para compensar un slice o un push crónico. Si bien la lógica de apuntar el torso más a la izquierda para evitar golpear la pelota hacia la derecha puede parecer razonable al principio, esta compensación defectuosa, en realidad, puede hacer más daño que bien en el largo plazo.

Otro cambio habitual en la alineación para luchar contra el slice, consiste en apuntar con los pies hacia la derecha del objetivo, produciendo una posición del cuerpo con una postura cerrada de la parte inferior y los hombros abiertos. Así que en lugar de alinear los hombros y los pies encuadrados entre ellos, como debe ser, el aficionado ha asumido una posición clásica de preparación pull- slice sin siquiera saberlo . En efecto, está alimentado el mismo fuego que está tratando de combatir.

La cosa mas importante que debe entender con respecto a una postura de pull- slice es que de esa manera inicia una cadena de eventos que es casi imposible detener o corregir en el downswing. Cuando los pies están alineados mas a la derecha del objetivo que los hombros, casi siempre resulta en una sacada de palo que va demasiado hacia el interior a lo largo de la línea de los pies y luego muy afuera de la línea de los hombros en la trayectoria hacia la pelota. Esta sacada del palo por dentro y la bajada desde el tope superior del swing por afuera resultan en un palo que golpea la parte externa de la pelota, que comienza su vuelo hacia la izquierda con mucho efecto de rotación de izquierda a derecha. Recuerde que siempre debe darse la oportunidad de golpear el interior de la bola si desea lograr un contacto sólido consistente.

La solución: Ponga una vara en el suelo y apúntela ligeramente a la izquierda de la meta. Adopta su posición de preparación y apunte sus hombros ligeramente a la derecha de la meta. Asegúrese de que su pie izquierdo está más lejos de la bola que su pie derecho y el hombro izquierdo está más cerca de la pelota que el derecho (pies ligeramente abiertos, los hombros ligeramente cerrados). Esta posición le permite hacer una trayectoria con el palo desde dentro hacia fuera a través de su cuerpo , en lugar de lanzar el palo desde arriba (over the top). Debería sentirse inmediatamente más libre y potente.

Los estudiantes de Kevin Scheller incluyen golfistas profesionales, jóvenes de nivel nacional y de la División I de jugadores universitarios.

9 Comentarios

  1. Claudio dguez dice:

    Regulan, regulan, impreciso o abstracto

  2. Piononno55 dice:

    medio confuso el consejo… cómo que el pie izquierdo más lejos de la bola que el hombro derecho?…

  3. Alejandro dice:

    No me queda claro. Comparto los anteriores comentarios. Saludos

  4. jorge oscar dice:

    Para un golfista zurdo como yo es difícil ponerlo en practica.
    Jorge Dari

  5. Óscar Paredes dice:

    Cuando me acuerdo, hago lo que descubrí accidentalmente, pies alineados con los hombros y cadera un poco abierta…en postura inicial…luego swing

  6. jpe dice:

    oscar cuidado no te rompas el esternon

  7. md dice:

    no entendi nada!

  8. diego dice:

    LO ENTENDI Y TE PERMITE PASAR MEJOR EL PALO EN EL MOMENTO DEL IMPACTO LIBERANDO LAS CADERAS Y QUEDANDO CON LOS HOMBROS ENCUADRADOS EN EL MOMENTO DEL IMPACTO

  9. eduardo villegas dice:

    confuso

Deja tu comentario